miércoles, 6 de julio de 2011

Citas cinematográficas I

A lo largo de la Historia del Cine han ido apareciendo una serie de personajes (productores, directores, actores, etc.) que, junto a su gran calidad como profesionales en sus diferentes campos, han destacado por sus opiniones personales y su sentido del humor desarrollado a través de libros, artículos, entrevistas y reuniones diversas.

Recogidas en diferentes medios he recopilado las correspondientes a alguno de estos genios del celuloide, empezando por el que, quizás, ha dejado más muestras de su humor corrosivo, el genial Groucho Marx.

GROUCHO MARX


Groucho Marx ha demostrado un gran ingenio en cualquier situación. Incluso para su descanso eterno preparó una de sus citas más conocidas: "Disculpen que no me levante"

Sus citas más célebres:

Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y un bolso de mujer.

Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio.

¿A quien va usted a creer?, ¿a mi, o a sus propios ojos?

Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.

Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se deje engañar. Es realmente un idiota.

Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!

Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún ida espero leerlo.

¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Que ha hecho la posteridad por mi?

La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

La inteligencia militar es una contradicción en los términos.

Una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama. Me pregunto como pudo ponerse mi pijama.

La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.

He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido esta.

Debo confesar que nací a una edad muy temprana.

O usted se ha muerto o mi reloj se ha parado.

Recordad que estamos luchando por el honor de esa mujer, lo que probablemente es más de lo que ella hizo jamás.

Partiendo de la nada alcance las mas altas cimas de la miseria.

Citadme diciendo que me han citado mal.

El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.

Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

Solo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde "sí", sabes que es un corrupto.

¿Que por qué estaba yo con esa mujer? Porque me recuerda a ti. De hecho, me recuerda a ti más que tú.

¿Servicio de habitaciones? Mándenme una habitación mas grande.

La política no hace extraños compañeros de cama. El matrimonio sí.

El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.

Soy tan viejo que recuerdo a Doris Day antes de que fuera virgen.

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente esta demasiado oscuro para leer.

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo.

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, esta su esposa.

El matrimonio es la principal causa de divorcio.

Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.

Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.

¿Pagar la cuenta?... ¡Qué costumbre tan absurda!

Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.

Me casé por el juzgado. Debería haber pedido un jurado.

Es usted la mujer más bella que he visto en mi vida... lo cual no dice mucho en mi favor.

Hasta luego cariño... ¡Caramba!, la cuenta de la cena es carísima... ¡Es un escándalo!... ¡Yo que tú no la pagaría!

Señorita... envíe un ramo de rosas rojas y escriba "Te quiero" al dorso de la cuenta.

El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida... y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual.

Está loca por mí. ¡Qué mujer no lo está! Yo sé que va usted a preguntarme cuál es mi secreto... ¡Voto al diablo que sois osado! El secreto es no darles a entender que se las quiere. No ir nunca tras ellas. Que ellas vayan detrás de ti. Hay que avivar el cariño del amor con el abanico de la indiferencia... (Los Hermanos Marx en el Oeste)

Oh! Nunca podré olvidar el día que me casé con aquella mujer... Me tiraron píldoras vitamínicas en vez de arroz.

¿Quiere usted casarse conmigo? ¿Es usted rica? Conteste primero a la segunda pregunta.

- ¿Por qué y cómo ha llegado usted a tener veinte hijos en su matrimonio? - Amo a mi marido. - A mí también me gusta mucho mi puro, pero de vez en cuando me lo saco de la boca.

M. Dumont: Dime Wolfie, cariño, ¿tendremos una casa maravillosa? Groucho: Por supuesto, ¿no estarás pensando en mudarte, verdad? M. Dumont: No, pero temo que cuando llevemos un tiempo casados, una hermosa joven aparezca en tu vida y te olvides de mí. Groucho: No seas tonta, te escribiré dos veces por semana.

- ¿Me lavaría un par de calcetines? (...) Es mi forma de decirle que la amo, nada más.

Cásate conmigo y nunca más miraré a otro caballo.

No permitiré injusticias ni juego sucio, pero, si se pilla a alguien practicando la corrupción sin que yo reciba una comisión, lo pondremos contra la pared... ¡Y daremos la orden de disparar!

¡Cavar trincheras! ¡Con nuestros hombres cayendo como moscas! No tenemos tiempo para cavar trincheras. Las tendremos que comprar prefabricadas.

"Chico: Un coche y un chófer cuestan demasiado. He vendido mi coche. Groucho: ¡Qué tontería! En su lugar, yo hubiera vendido el chófer y me hubiera quedado con el coche. Chico: No puede ser. Necesito el chófer para que me lleve al trabajo por la mañana. Groucho: Pero, ¿cómo va a llevarle si no tiene coche?. Chico: No necesita llevarme. No tengo trabajo."

Oiga mozo, ¿y no sería más fácil que en lugar de intentar meter mi baúl en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl?

Perdonen que no me levante. (Epitafio de Groucho)

Que de le den el 10% de mis cenizas a mi promotor artístico.

Mi madre adoraba a los niños. Hubiera dado cualquier cosa porque yo lo fuera.

Si quisiera un centavo rompería la hucha de mi hijo -si tuviera un hijo-.

Supongo que había que inventar las camas de agua. Ofrecen la única posibilidad de beber algo a media noche sin pisar al gato.

Durante mis años formativos en el colchón, me entregué a profundas cavilaciones sobre el problema del insomnio. Al comprender que pronto no quedarían ovejas que contar para todos, intento el experimento de contar porciones de oveja en lugar del animal entero.

Es una tontería mirar debajo de la cama. Si tu mujer tiene una visita, lo más probable es que la esconda en el armario. Conozco a un hombre que se encontró con tanta gente en el armario que tuvo que divorciarse únicamente para conseguir donde colgar la ropa.

Dices que conociste a John en un ascensor, y mi pregunta es: ¿subía o bajaba? Esto es muy importante porque, cuando bajamos en un ascensor, siempre tenemos una sensación de vacío en el estómago que a veces puede confundirse con amor. En cambio, si subía, se trata de un caso claro de flechazo a primera vista, y también demuestra que John es un joven en periodo de ascenso. (De una carta a su hija Miriam)

Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortunau2026

Hace tiempo conviví casi dos años con una mujer hasta descubrir que sus gustos eran exactamente como los míos: los dos estábamos locos por las chicas.

En las fiestas no te sientes jamás; puede sentarse a tu lado alguien que no te guste.

He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso.

Por experiencia propia, recomiendo encarecidamente a cualquier persona que sea rica, inteligente y divertida.

Una amiga invitada a cenar pregunta: "Groucho, ¿no tendrás ancas de rana?".
"No -contesta- es el reumatismo lo que me hace andar así".

Los productores han leído el guión de 'Los hermanos Marx en el Oeste' y están
dudando entre invertir su dinero en la película o abrir un burdel. Me he ofrecido como pianista.

Coincidí en un ascensor con la Garbo, tocada con uno de sus famosos sombreros
masculinos. Le dije: "Hola", y comoquiera que no respondió, me disculpé: "Oh,
perdón, creí que era usted un conocido".

No me gustó 'Sansón y Dalila', con Víctor Mature y Hedy Lamarr, porque no me
gustan las películas en las que el héroe tiene unas tetas más grandes que las de
la heroína.

Hace poco me premiaron en Iowa. Y luego en París. Dios mío, cambiaría todo
eso por una erección.

Mucha gente sostiene que el matrimonio acaba con el romance. Estoy de
acuerdo: cada vez que tengo un romance mi mujer trata de acabar con él.

Es muy agradable estar casado de nuevo y pensar en todas las insinuaciones
que podré hacer a mujeres desconocidas en cuanto me divorcie.

Hay épocas en las que estoy casado, y hay épocas en las que tengo secretaria.

. Mi nueva esposa cocinó ayer por primera vez. Probé un bocado, saqué el coche
del garaje, tomé una habitación en el Beverly Wilshire y allí pasé tres días
dudando entre el suicidio o el divorcio.

Durante un tiempo fui socio de un club en el que mujeres y hombres comían en
salones separados. De entonces proviene seguramente mi afición a travestirme y a
visitar los servicios cada diez minutos.

Ya soy viejo. Lo más guarro que mi mujer y yo logramos hacer es sentarnos el
uno frente al otro y hacernos mutuamente la manicura.

Hasta que uno no se ha limpiado los zapatos con el vestido nuevo de la
esposa, no sabe nada del amor... ni de la esposa.

Con el paso de los años he ido simplificando mi vida hasta lo único que
tiene una importancia capital: el juego y el sexo.

La diferencia entre la política y el matrimonio es que en política has de
acostarte con cualquiera.

Sólo hay una cosa más falsa que mi bigote: yo.

Salvo en la ropa, en los institutos de la belleza y en Sinatra, las mujeres no coinciden en nada.

En 1959 asistí a 336 cenas. Sólo fui invitado a 12.

Mi perro no me dirige la palabra desde que le mordí.

Lo bueno de las revistas musicales es que convives con treinta o cuarenta coristas que exhiben partes de su anatomía que en otros ámbitos reservan para el hombre con el que se casan.

En materia de animales domésticos, no hay ninguno que se pueda comparar con una sencilla corista carente de pedigrí.

Cuando empecé en el teatro de variedades todos los actores robábamos un poco, cosillas sin importancia como toallas de hotel y pequeñas alfombras. Había unos cuantos actores que arremetían contra cualquier cosa que pudieran meter en su baúl. Un actor fue sorprendido tratando de escapar con un enano que formaba parte de otro número.

Harpo heredó las cualidades de mi madre: amabilidad, comprensión y cordialidad. Yo heredé lo que quedaba.

Me ha dado por la filantropía. En vez de pagar impuestos voy a destinar mi
dinero a la Fundación para el Cuidado y Mejora de Mr. Groucho Marx.

Supriman a las esposas y ya no habrá divorcios.

Arthur, hijo menor de Groucho le espeta: "Papá, el hombre de la basura está
aquí". A lo que él responde: "Dile que hoy no queremos".

Tras mi último divorcio, mi vida sexual se reduce a las cartas de admiración
de una lesbiana de edad madura que necesita que le preste ochocientos dólares.

Dejé de frecuentar el hogar de los Bogart porque estaba sobre una colina, y
cuando Humphrey abusaba de la bebida, cosa que sucedía a diario, se entretenía
despeñando a algún invitado ladera abajo.

Me he aficionado al psicoanálisis desde que me han entrado ganas de casarme
de nuevo.


Las mujeres tienen infinitamente más tiempo libre que los hombres: ellas no
están ocupadas todo el día persiguiendo mujeres.

El doctor me ha recetado contra el insomnio unos supositorios tan efectivos
que el otro día pisé uno y se me durmió un pie.

¿Quién puede pensar en suicidarse estando el precio del gas en 48 dólares al
mes?

Yo sólo me siento a la mesa de un político si paga él.

Presidente Truman a Groucho: "Usted me suena de algo". Groucho a Truman: "Sí, soy el tipo del bigote negro al que siempre trata usted de imitar en sus discursos".

Decidme, os lo ruego, ¿qué personas se levantan con el alba? Policías, bomberos, basureros, conductores de autobús, dependientes y otros de las clases más humildes. No ves a Marilyn Monroe levantándose a las seis de la mañana... la verdad es que yo no veo a Marilyn levantándose a ninguna hora, lo cual es una lástima.

Los cigarros me dan un aspecto varonil. Con uno en la boca no hay posibilidad de ser confundido con una chica.

Las películas no me hacen justicia. Ninguna cámara puede captar mi belleza interior.

Groucho rechazó así una aparición gratuita en un programa de televisión: "Yo
soy un artista con la cabeza en las nubes, pero mi agente tiene una pasión por el dinero que es casi una enfermedad, y metió la cabeza en el horno la última vez que trabajé gratis".

En uno de sus artículos una revista de coches quiso saber qué había en la guantera de Groucho Marx. El cómico respondió: "La última vez que miré había un bikini de mujer, una mujer sin bikini, medio sandwich de queso y una carta de la sociedad financiera que me decía que debo 5.000 dólares de los 5.000 dólares que cuesta mi coche.

En Hollywood nadie escribe su propio correo. La correspondencia es siempre
enviada al abogado, al médico, al agente. Si uno recibe una carta de su dentista, nunca le contesta. Se limita a enviarle las pocas caries que le queden, y él las empasta y se las remite a su abogado.

Hay hombres tan poco dotados para las relaciones sociales que caen mal hasta
en los burdeles.

He escrito mis libros aprovechando los ratos interminables en que esperaba a
que mi mujer se arreglara para salir a cenar.

Mire que dar una fiesta y no invitarme... He estado a punto de no venir.

Groucho responde a la solicitud por correo de un autógrafo por parte de una
admiradora: "Ahí va mi firma. Te enviaría también un mechón de mi cabello, pero
lo he enviado a la lavandería a limpiarlo".

Cortejé a una dama durante casi dos años, hasta que descubrí que sus gustos
eran idénticos a los míos: ella también estaba loca por las mujeres.

Ser viejo es tener más ataques cardiacos que erecciones.

Si las ostras tienen perlas es porque hasta los machos de las ostras saben
que de las hembras no se obtiene nada a cambio de nada.

El intelectual es un tipo con úlcera, caspa y lentes de aumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada